“El cambio no es doloroso… sólo la resistencia al cambio lo es”

Debo reconocer que aún están activos en mí algunos aspectos que me hacen resistir los cambios. Son sutiles, pero están. El miedo al cambio, el miedo a lo desconocido, la necesidad de querer controlar y supervisarlo todo, es decir, básicamente el no confiar al % 100 en el sostén amoroso del Universo que siempre actúa para mimayor bien divino.

Si sólo pudiéramos acompañar con plena confianza esos cambios, sin prejuzgar o desconfiar de lo nuevo.
El tema es que ante lo nuevo inconscientemente se nos activan los miedos, y esos miedos comienzan a enviarnos información errónea (que nuestra mente se la cree y la toma como verdad) y ahí comienza la resistencia al cambio y el sufrimiento.

Les propongo soltar esos miedos:
Lo que haré (o intentaré hacer) es confiar en que lo que vendrá será lo más perfecto que tenga que experimentar para mi mayor bien y continuar así mi camino de evolución.
Si son experiencias que mi menta tildará de “buenas” las disfrutaré; si son experiencias que mi mente tildará de “desafíos” los trascenderé y aprenderé de ellos (y luego seguramente termine armando un taller en base a ello para el día de mañana poder ayudar a quienes estén pasando por lo mismo).

Afirmación para estos días: “Hoy confío en la Vida y en Mí. Acepto lo que es, doy la bienvenida al cambio y a lo nuevo con facilidad y alegría. Me animo a experimentar sin miedo ni resistencias las nuevas energías y situaciones que esté lista para integrar, para así iluminarme y evolucionar”.

Bendiciones,
María Laura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *